30 agosto 2008

Las Verdades de Miguel -- Miguel Salazar -- 29 de agosto al 4 de septiembre de 2008

EMBAJADOR. Hace un tiempo atrás escribí una crónica de cómo el entonces ministro de la Secretaría, David Velásquez, dormía plácidamente durante un discurso del Presidente de Irán en Miraflores, volviendo en sí tras un codazo de María Cristina Iglesias; pues bien, Velásquez ha dicho en los corrillos que lo promueve Nicolás Maduro para enviarlo como embajador a Irán. David Velásquez (emulando a Francisco Faraco en el BCV) está celebrando por anticipado su nombramiento. EMPATE. Hace unos días, Adán Chávez (cinturón negro, según el Presidente) entrevistado por Vanessa Davies, ante una pregunta acerca de las encuestas que en Barinas favorecen a Julio Cesar Reyes, respondió que hay encuestas para todos los gustos, pero que él tenía el conocimiento de un sondeo donde aparece Reyes empatado. El razonamiento de Adán me hace pensar que es acertado nuestro pronóstico colocando a Reyes como el aspirante de mayor opción a la Gobernación de Barinas. Hay plata de a montón para evitar un eventual triunfo de Reyes. CREDIBILIDAD. Los viernes, tan pronto leen nuestro semanario, comienzan los lloriqueos. William Lara afirma que somos la punta de lanza de una propaganda en su contra. ¿Quién entiende a quién? Ayer nomás, sus contrarios en Guárico decían a través de sus programas de radio que nosotros éramos pagados por William Lara para ir contra ellos. Lo cierto es que nosotros generamos opinión y eso es bastante importante, y si la generamos es porque gozamos de la mayor credibilidad. Las verdades de Miguel recoge lo que en realidad está ocurriendo y los demás callan. SEGUNDO. Para las elecciones del año 2000, sobrevolando Caracas en un helicóptero con Víctor Cruz, le dije: "Vea general, ese inmenso techo de zinc que es Caracas, pues mire, el ganador es Freddy Bernal, porque Caracas no va a votar cruzado". Bernal se impuso sobre Ledezma. Otra: en esa oportunidad di como ganador a José V. Rangel en Petare, detrás de Bermoudez y bastante lejos de William Ojeda. Ardió Troya y Ojeda qué no dijo de mi persona. Pues bien, llegó de último porque como político nunca irá más allá de un tercer lugar, salvo que sean sólo dos los candidatos, entonces él será el segundo. HISTORIA. Hay quienes se equivocan con Luis Acosta Carlez. El actual gobernador de Carabobo colocó su punto de arena para llegar a la casa de Gobierno del Cabriales cuando se manejó antes los medios en los tiempos del paro petrolero. En ese entonces, granjeó la antipatía de la rancia burguesía valenciana, pero, se ganó la aprobación de los centenares de miles de ciudadanos que se sintieron afectados con la huelga. Acosta percibió de cerca el poder como si fuera un estudioso de la teoría política. El efecto de los medios tratando de minimizarlo ante la opinión pública después de aquel controversial eructo no tuvo eco. Lo dimos como favorito para derrotar a Salas Feo (algo impensable entonces). Tiempo después Chávez lo postuló como su candidato. Ratificamos su favoritismo y nos llamaron ingenuos. El tiempo nos dio la razón. Tuve oportunidad de acompañarlo en un recorrido por los conjuntos residenciales construidos apenas comenzando su gestión y observé que se condujo como un civil más. Su lenguaje fue comprendido por los desplazados de siempre. Ahora, después de 4 años, no perdió el tiempo. Nuestros sondeos dan un final cerrado entre Acosta y Salas Feo, cualquiera de los dos será el ganador, bien lejos sin duda del candidato del Gobierno. REMEMBRANZAS. Recordar es vivir y más en un país donde la memoria brilla por su ausencia. La semana pasada escribí el testimonio del ex diputado Ibrahim Velásquez acerca de lo acontecido en la Asamblea Nacional después del golpe del 11A. Los detalles que faltaban: En desbandada los golpistas se buscó a William Lara (a la sazón presidente de la AN) para juramentar a Diosdado Cabello. Lara dijo estar indispuesto alegando problemas de salud y propuso nombrar a Alejandro Armas (consustanciado con los alzados). La moción hizo alterar a Ricardo Gutiérrez, quien con su pistola golpeó una mesa, agregando que no iba a permitir que se nombrara a un golpista para asumir la AN. Finalmente, William Lara aceptó seguir en el cargo y juramentó a Cabello. Hoy Lara es uno de los colaboradores más cercanos al Presidente, y Gutiérrez, camina por las calles, íngrimo y solo, pagando su disidencia. En los tiempos bíblicos, los profetas se adelantaron a los sucesos y hablaron del hombre que negaría a Jesús tres veces antes de que cantara el gallo. En ese caso, Simón llamado Pedro contaba con el pretexto de que su "olvido" estaba escrito mucho antes de haber nacido. ¿Quién excusa a William Lara? El país debe conocer la verdadera historia y este humilde cronista está dispuesto a relatarla. El cuento sigue. ALUMINIO. La noche de lunes pasado, al área de Manejo de Materiales de Bauxilim, sorprendiendo a los trabajadores de la planta se presentó el gerente general de Operaciones de la empresa. Antes había ocurrido una falla técnica. El gerente, abanicando una pistola nueve milímetros les reclamó amenazante por el inconveniente. Esa y otras cosas se viven a diario en Bauxilum. En la organización se percibe la falta de gerencia y no falta quien asegure que la quiebra está a la vuelta de la esquina. No es un problema de recursos; es un asunto
de conducción.

MI COMENTARIO DE LA SEMANA
A Manuel Vadell. Mi amigo Manuel, carrizo Manuel, tanto tiempo sin vernos. Me sorprendieron con tu entrevista. Fíjate, editor y todo de este semanario no sabía que te habían entrevistado. Eso algo te dice del concepto que tengo sobre la libertad del trabajo. Sobre todo cuando recuerdo que nuestro buen amigo Hugo Chávez nunca estuvo de acuerdo con mi independencia con la que he actuado siempre. Estimo que la iniciativa es cuestión de vida o muerte en estos tiempos, un tema hecho papilla en tu viejo criterio de la disciplina partidista, de la que por cierto haces gala en la referida entrevista. No Manuel, yo sí no creo en la imposición venga de donde venga. Si no me gusta algo no me paro en artículos para manifestar mi desacuerdo, y esa manera de ser está blindada con mi lealtad a toda prueba; por eso no confundas la gimnasia con la magnesia. Hablas de que tengo posiciones extrañas, amigo, más claro de cómo actúo no puede ser. Soy enemigo acérrimo del culto a la personalidad, ¿y sabes por qué?, porque jamás milité en los partidos del estalinismo, llámese AD, MIR, COPEI, PCV o como se llamen. Por eso me parece una aberración el fulano acatamiento de "líneas". Por ejemplo, nunca hubiera yo aceptado votar por un engendro de candidato porque esa sea la voluntad del partido o de su más encumbrado jefe. No Manuel, vamos, al pan, pan, y al vino, vino. Ayer te equivocaste palmo a palmo con Luis Miquilena, hoy te equivocas con Mario Silva (guardando las distancias entre ambos, porque el primero le queda muy grande al segundo). Jamás llegaste a verme en la "turbulencia" de La Viñeta de enero de 1999, como sí estuvieron muchos esperando por un cargo que deviniera de su disciplina partidista. No dejo de admitir que el sótano de tu editorial fue el centro del debate por donde pasamos Chávez, Domingo Alberto, Oswaldo Alcalá, Carlos Urrieta y tantos otros. Ahora, apreció que muchos se quedaron anclados en un sótano menos creativo y controversial, se quedaron fondeados en el subterráneo del descolorido análisis que ahora hacen de la revolución. Respeto la cofradía de esos guerrilleros de oficina que han sido siempre tú, Domingo Alberto y Carlos Urrieta, pero, no por eso debo señalar que ustedes, sobre todo Domingo Alberto, ven sólo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Hablan de disciplina partidista y nunca pudieron construir una organización revolucionaria. Eso, Manuel, hay que decirlo. Te olvidas de la experiencia histórica y guardas silencio cuando escuchas a un ministro, o al propio Chávez hablar de una economía de trueque revestida de un carácter "socialista". No te parece, ante semejante yerro, ver flotar el fantasma del camboyano Pol Pot, el mismo que llevado por sus alucinaciones provocó la muerte de cientos de miles de habitantes de Phnom Pehn cuando los obligó a marcharse en una "cruzada" para la recuperación del antiguo destino agrícola de Camboya. No Manuel, quien calla otorga. No se trata de impaciencia. No, porque hemos pasado años manteniendo el ideal revolucionario sin arriar las banderas. No soy impaciente, simple y llanamente que no podemos repetir los errores de las pasadas experiencias revolucionarias (en el supuesto que fueron tales). Bajo la figura de la disciplina "partidista" se cometieron todos los abusos conocidos y por conocer. Nadie más "disciplinado" que Stalin. Un día más temprano que tarde terminarán por darme la razón. El propio Chávez está obligado a la reflexión. Decir que los comandantes no piden permiso es un exabrupto, más cuando bajo ese proceder la frase: "Yo soy una brizna de paja arrastrada por el huracán revolucionario", resulta hueca. Por lo demás, tendría muchas cosas que decirte, pero, sólo dispongo de este humilde espacio. Releeré tu entrevista. ¡Ah!, faltaron anécdotas, como aquel del día de tu cumpleaños, un día de octubre de 1996, en tu casa, en aquella partida de domino, donde aprovechándote de las marfiladas de Chávez nos diste dos zapateros consecutivos. No voy a decir las palabras que les dirigí a mi compañero de partida (Chávez) por razones obvias.

migueleditor@gmail.com
lasverdadesdemiguel@hotmail.com
http://www.lasverdadesdemiguel.com/



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario